PONNIE

La magia de este juguete está en que su movimiento se puede accionar solo con el movimiento del niño. Es un juguete puramente mecánico, para que se mueva no necesita ni motor ni batería. El caballito se mueve subiendo y bajando en la silla de montar, como trotando en un caballo de verdad. El caballito gira girando su cabeza con los mangos. Ponnie apoya el desarrollo de la coordinación del niño y conecta partes importantes de la musculatura, que normalmente no reciben tanta carga.

El aspecto de los caballitos es obra de la diseñadora checa Olga Šímová. El Caballito Ponnie tiene una crin y una cola que se pueden peinar y permiten hacer trenzas. El mecanismo está diseñado para que la silla no sobresalga de la construcción del caballo y no perturbe la vista, como en productos parecidos, con lo que resulta excelente para montar.

El caballo va sin problemas sobre moqueta, losa, parquet y tarima flotante. Las ruedas son de goma sin color pues el suelo no se raya ni mancha. En los exteriores el caballo se puede pasar por superficies de asfalto y pavimento de hormigón impreso.

El producto está destinado para pasarlo sobre superficies llanas y lisas. No tiene sistema de frenado y está diseñado de tal manera para que no se pueda conseguir una velocidad peligrosa en una superficie llana.

Materiales – en el interior se encuentra un mecanismo metálico resistente, en el exterior está un suave peluche de calidad. La superficie de las ruedas está formada por goma incolora. Los mangos son de madera.

Embalaje y montaje – Están completamente montados, solo es necesario fijar la cabeza al tronco simplemente pasando y asegurando el pasador y cerrando la cremallera.

El producto Ponnie cumple con exigentes normas europeas, americanas y japonesas para juguetes. Europe-EN-71, USA-ASTM-963 y Japan Toy ST international standard.